Las peñas de Oro son un lugar de paz y silencio desde donde divisar el corazón verde de Euskadi e iniciarte en la escalada. Para los más aventureros, el río Baltzola atraviesa bosques y verdes prados hasta llegar a las cuevas del mismo nombre.