El nuevo Bilbao es un lugar idóneo para pasar un día alrededor de algunos de sus elementos más emblemáticos como el palacio Euskalduna, La Alhondiga, las torres Isozaki, el museo marítimo, la universidad de Deusto o el teatro Arriaga.

Justo aquí arrancan los dominios del Casco Viejo con su plaza nueva, las siete calles, la catedral de Santiago y el mercado de la Ribera; una zona con encanto donde disfrutar de algunos de los mejores bares de pintxos (tapas) y realizar compras.

No nos podemos olvidar milagro de titanio; el Museo Guggenheim; mucho más que una sala de exposiciones. Se trata del buque insignia de un Bilbao moderno, versátil, nuevo y abierto al mundo.

www.bilbao.net/bilbaoturismo