Con motivo del fin del siglo XIX y la entrada en el siglo XX el Papa León XIII recomendó que se erigieran cruces en las cumbres más altas de las montañas para homenajear a Jesucristo Redentor. 

Se deberían poder observar desde el mayor número de pueblos y de esa manera siempre poder encomendarse a ellas. Así, en 1899 y siguiendo esta sugerencia el párroco de Zeanuri, D. Juan Bartolomé de Alcibar, promovió una comisión para levantar la Cruz de Gorbeia. De los cuatro proyectos recibidos eligieron el del Arquitecto D. Casto de Zabala, que decía:

Gorbeia es la cúspide más culminante de Álava y Vizcaya, a la vez de ser su divisoria y de las jurisdicciones de Zuya y Ceanuri. La Cruz es el símbolo de la redención humana y su designación la única en armonía con las creencias del País Euskaro. Esa cruz constituye un nuevo lazo de unión estrecha entre Álava y Vizcaya, que ambas son hermanas con Guipúzcoa y Navarra. Tuvimos en cuenta los años de nuestro redentor, y nada más propio que erigir una cruz de hierro de 33 m. de elevación. El hierro que está en carácter en el País, responde perfectamente a la vez al fraccionamiento de sus componentes para transportes posibles y montaje rápido.

El costo de la obra se cubrió con donativos de muchísimos vascos entusiastas a través del Obispado, las parroquias y dos librerías de Bilbao.

Se sabe por ejemplo que:

La Diputación Foral de Bizkaia donó la cantidad de 10.000 Pts. (una quinta parte del presupuesto inicial)

El Ayuntamiento de Zuia donó 1.000 Ptas

El Marqués de Urquijo (Llodio) donó 1.000 Ptas

El Ayuntamiento de Zeanuri donó 500 Ptas

El Ayuntamiento de Orozko donó 250 Ptas

El Ayuntamiento de Areatza donó 125 Ptas

Y otra serie de donaciones como la del Obispo que a título particular donó 100 Ptas., y la de numerosos vecinos que al final entre todos sumaron las 50.000 Ptas. presupuestadas para llevar a cabo el proyecto

El 24 de noviembre de 1900, que coincidía en sábado, el Obispo de Vitoria-Gasteiz da la aprobación y el beneplácito a la Cruz monumental en la cima de Gorbeia, jurisdicción de Zeanuri y Zuia, como recuerdo perenne de fin y comienzo de siglo. La comisión anima a los hijos de Alava y Bizkaia a contribuir con su óbolo a la erección de una colosal Cruz de Hierro, cuyo estudio ya está hecho y se comienza a divulgar para conseguir su financiación.

El 16 de julio de 1901 se celebra la fiesta del Triunfo de la Santa Cruz, y en ella se procede a la demarcación del terreno sobre ambas jurisdicciones y límites entre Alava y Bizkaia. El párroco de Zeanuri bendijo el suelo sobre el que había de levantarse la Cruz y seguidamente comenzaron las obras.

Inicialmente duraron una etapa de tres meses y medio. Dieron los primeros golpes al suelo, donde hoy se asienta la Virgen de Begoña, con dos azadas nuevas estrenadas para el importante evento. En la ejecución de la obra la intención debia de ser construir la base y el primer cuerpo según el modelo de 33m. y 33cm. Recordando la edad de Cristo en la Cruz, levantando después los restantes cuerpos; sufriendo las modificaciones necesarias en función de la importancia de lo que se recaudase.

Los materiales se subieron por Zárate, previamente habían sido trasladados desde Industrias Siderúrgicas Nª Señora del Rosario, donde se construyeron, propiedad de D. Serapio Goikoetxea, entonces alcalde de Baracaldo. Los enviaron desde la fábrica por vía ferrea (ferrocarril del Norte) hasta Izarra. Los vecinos de Zarate prestaron sus carros y bueyes, tardando en subir y bajar a la loma de Gorbeiagana 15 horas. Se construyó de hierro por ser la primera riqueza del País, empleando unos 13.000 kilogramos. Según las dimensiones del proyecto sería la cruz de mayores dimensiones erigida en un monte en cualquier parte del mundo.

El 12 de noviembre de 1901, martes, se bendice la primera Cruz, de un longitud de 33 metros. Con un insoportable vendaval, pero estuvieron presentes representantes de los Ayuntamientos de Zeanuri y Zuia, el arcipreste de Zigoitia, padres del colegio de Murgia, representantes del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y el contratista con todos sus operarios. Parece ser que en aquel momento no estaba completa la obra, solo su parte esencial, pero urgía inaugurarla antes de terminar el siglo. Según el proyecto había que reforzar los brazos y colocar en la base las planchas octogonales de hierro con varias inscripciones.

El propio día de la inauguración el viento hizo que no se pudiera celebrar la misa ni cantar el TE DEUM (canto gregoriano de acción de gracias para los actos solemnes) y decidieron aplazarlo para el 16 de julio de 1902.

Con motivo de un tremendo vendaval, el 12 de diciembre de 1901, jueves, se cayó la primera Cruz, habiendo aguantado solo un mes desde la inauguración. Causó un profundo malestar y una gran tristeza entre los vecinos de los pueblos del entorno del Gorbeia. Cuentan que se dobló a los 6 metros de la base, quedando recostada en su parte Norte, hacia Aldamin. En los encajes de sujeción se acumulaba mucha nieve y fue uno de los motivos del fracaso.

Para que no se repitieran los errores pensaron en asegurarla con cables y otros elementos, por lo que se generan nuevos gastos y tuvieron que seguir pidiendo ayudas. Transcurrido el invierno de 1902, comenzaron las obras de la 2ª Cruz y solo consiguieron llegar hasta 23 metros de construcción cuando se avecinaba un fuerte temporal sin haber colocado todavía los brazos ni sujetarlos con cuatro cables metálicos. El 1 de octubre de 1903, jueves, se celebró la bendición de la segunda Cruz. El día y la noche anterior estuvieron inmersos en una gran tempestad, granizo y truenos cayeron sobre Gorbeia, pero el viento trajo mejor tiempo y subieron unos 1000 montañeros a Gorbeiagana. En esta ocasión sí se pudo bendecir, con agua del Jordan (agua de Palestina donde San Juan Bautista bautizara a Cristo), ya que era moda del momento utilizar esta agua para actos importantes. Tras la bendición, se besó la Cruz y se celebró misa por los donantes económicos, cantando el TE DEUM y una poesía en euskera dedicada a la Cruz, escrita por el poeta D. Felipe Arrese Beitia.

El día 12 de febrero de 1906, lunes, se cae la segunda Cruz, tras haber soportado días atrás un fuerte vendaval de nieve y lluvia.

La Cruz actual es la tercera que se levanta en la cumbre del monte Gorbeia

No obstante, de esta tercera no se tienen datos exactos de fechas de su inauguración, por lo que no se sabe si la hubo. Las características de esta Cruz son:

En el proyecto su altura pasa de 33 metros de sus antecesoras a los 17 metros.

Ya no la construye Serapio Goikoetxea sino Talleres de Zorroza, y y el proyecto es diferente al de las anteriores, ya que siguiendo la moda de la época se hace semejante a la Torre Eiffel.

Estructura metálica de base cuadrada de 5m. de lado. La estructura metálica tiene una bella perspectiva de pirámide de aristas curvilíneas que se estiliza progresivamente con la altura.

Cuatro pies empotrados en zapatas de hormigón, que sobresalen por encima del terreno para protegerlos de la corrosión. Los pies Norte y Este están en Bizkaia y los Sur y Oeste en Álava.

Cada pie está compuesto por 2 perfiles en T, separados inicialmente un metro de distancia y van acercándose con la altura hasta confluir y fundirse todos en un vértice común en el centro. Entre los perfiles está tejida una celosía de diagonales cruzadas y montantes en perfil angular, unidos a cartelas con tornillos de cabeza redonda y tuercas. Los pies se encuentran contenidos en planos diagonales de la base y su perfil es curvilíneo. Posee dos niveles en los que se hace un atado horizontal interior de la estructura.

Del culmen sale una cruz latina con llama o fuego al pie, como luz del mundo, los brazos trebolados, señalando al oeste y al este. En el centro tienen el anagrama de Cristo. Antiguamente el conjunto tenía por remate una varilla a modo de pararrayos. Hoy la Cruz no alcanza por más de un metro la altura que citan la mayoría de los libros (18 metros).

En cuanto a la fecha de su colocación y finalización, existen datos de que el 23 de junio de 1907, noche de San Juan, se dieron cita en la cima de Gorbeia para ver amanecer varias personas de la Unión Sportiva Alavesa y de la Federación Atlética de Bilbao, datos que hacen llegar a la conclusión de que podría ser una de las primeras expediciones a la tercera Cruz de Gorbeia, y que por lo tanto fueran esas fechas las de la finalización de la obra.