El Parque Natural de Urkiola, al igual que el de Gorbeia, reparte su superficie entre los territorios históricos de Bizkaia y Álava.Declarado Parque Natural el 29 de diciembre de 1989 con la finalidad de proteger y conservar los recursos naturales, potenciando al mismo tiempo, las explotaciones tradicionales de estas montañas.

Su superficie es de 5.768 Has. abarcando ocho términos municipales (siete de ellos del territorio histórico de Bizkaia y uno de Alava):

Abadiño, Amorebieta-Etxano, Atxondo, Dima, Durango, Izurtza, Mañaria y Aramaio, éste último en Alava.

Así, de sus 5.768 has, poco más de 860 has (15%) se ubican en el territorio de la Cuadrilla de Zuia, y, más concretamente, en el municipio de Aramaio.

El Parque está constituido por la sierra de Aramotz, los Montes del Duranguesado y la sierra de Arangio, los cuáles forman parte de la divisoria de aguas cantábrico-mediterránea.

Clima y Vegetación

Este municipio está atravesado de norte a sur por una cadena montañosa (sierra de Arangio) que lo divide en dos áreas bien definidas: la oriental, que constituye la zona de valle (desnivel superior a los 800m.), fuertemente antropizada, con grandes zonas de pasto, barrios de caseríos y plantaciones de coníferas; y la occidental (desnivel de 500 m.), que conserva grandes zonas de bosque original (hayedo) y donde se ubica la población de Olaeta. Es precisamente esta última zona la que abarca gran parte del parque, y donde se localiza su mayor altitud (Orixol 1.129m.).

Como ocurría en Gorbeia, el área del parque está afectada por un clima de alta montaña (de influencia oceánica), que se manifiesta en sus elevadas precipitaciones (1.400-1.500mm. anuales), abundantes nevadas y oscilaciones térmicas suaves. Estas condiciones climáticas, y la orientación de la sierra de Arangio, han favorecido el desarrollo de un hermoso y extenso hayedo en la falda noroeste y oeste de esta sierra, siendo la formación vegetal más representativa del parque en territorio alavés. También se ha dejado notar la influencia del hombre en la composición forestal de esta zona, ya que la prolongación hacia el este de los límites del parque (hacia Tellamendi, 836m.) está totalmente ocupada por repoblaciones de pino.

La composición vegetal del parque en su vertiente alavesa se completa con extensos pastizales, mezclados con matorral (aulagas), que ocupan las laderas y los crestones de los roquedos calizos que forman la sierra de Arangio.

La erosión sobre estos montes calizos (karstificación) ha originado una orografía escabrosa y abrupta, sobre la que se han desarrollado multitud de cuevas, simas, etc. En su conjunto, ofrece un paisaje espectacular, sobre todo, en su orientación hacia el valle de Aramaio, con grandes paredes rocosas, apenas provistas de vegetación, que lo cierran y protegen. Esta peculiaridad paisajística ha motivado que este valle se conozca como "la pequeña Suiza", por recordar, a otra escala, las crestas y valles alpinos.

Son los roquedos, precisamente, un enclave de gran interés faunístico, ya que albergan en su interior especies como el buitre leonado, alimoches o cernícalos, etc. Entre los mamíferos es habitual la presencia de martas, y en menor medida, de jabalí y corzo.

En la sierra de Arangio, nacen numerosos arroyos que confluyen para formar el río de Olaeta que, a su vez , se une al río Urkiola, para desembocar en el embalse de Urrúnaga. Son ríos que, por tanto, vierten sus aguas hacia la cuenca mediterránea. Pero en la cara Este de la sierra, también nacen pequeños arroyos que confluyen en el valle de Aramaio, formando el río de Aramaiona, que vierte sus aguas a la cuenca cantábrica.

Uno de los principales atractivos del parque de Urkiola gira en torno a una de las cimas más emblemáticas de Euskal Herria, el pico de Anboto (1.330m.); y al santuario de San Antonio de Urkiola. Ambos se encuentran en la parte vizcaína del parque a escasos kilómetros del territorio alavés (acceso por la carretera de Otxandio).

Anboto y el santuario, mezclan la mitología y religiosidad en un sinfín de leyendas y tradiciones que han hecho muy popular este enclave. Cuenta la leyenda que en una de las numerosas cavernas de Anboto habita Mari (diosa que personifica la tierra y reina de los genios que se ocupan de la naturaleza). Mari era la diosa a la que dirigirse, a la que suplicar bienes o justicia; era la misma naturaleza que favorecía o perjudicaba a los habitantes de la zona. Antiguamente los pastores acudían en procesión a honrarla. El cristianismo aprovecha este lugar cargado de creencias para extenderse por los montes de Bizkaia, Gipuzkoa y Álava en los siglos IX-X. Así, muchos elementos, hasta entonces paganos, se identificarán con tradiciones cristianas. De ahí la profusión de ermitas, entre las que destaca el santuario de Urkiola.

Fiesta de San Antón

Cuenta la tradición que San Antonio de Padua pasó por Urkiola y oró ante la imagen de San Antón Abad. Desde entonces (siglo XIV) el santuario se consagró a los Santos Antonios, Abad y de Padua.

El 17 de enero se celebra la fiesta de San Antón, pero la fiesta por excelencia de este santuario es el 13 de Junio y domingo siguiente. Una fiesta que acoge un extraordinario elenco de tradiciones de la zona: feria de ganado, deporte rural, música popular, danzas, bertsolaris, etc. Célebre es la tradición de girar en torno a un gran pedrusco ubicado frente al templo, encomendándose a San Antonio para buscar novi@.

Centro de interpretación

Cerca del santuario, se ubica el centro de acogida e interpretación del Parque (Caserío Toki Alai). Aquí se ofrece información variada sobre las actividades organizadas en torno al parque, mapas, rutas, etc. En la parte alavesa, los paseos más atractivos parten desde el puerto de Kurtzeta y el pueblo de Oleta.