La capital de Euskadi, está marcada por un pasado medieval cuyas huellas son más visibles en su parte antigua. Situada en lo alto de una colina, está llena de callejas, cantones y plazoletas.

En ella destaca la catedral vieja, que ha servido de inspiración al novelista inglés Ken Follet. Este momumento lleva más de una década en obras de rehabilitación, pero en ningún momento ha cerrado sus puertas al público.

A los pies del Casco Medieval se sitúa el primer ensanche de la ciudad, en el que se cuentran las plazas de la Virgen Blanca y de España, y las calles peatonales de Eduardo Dato y Postas.

Por otra parte, hay que recordar que estamos en la capital verde europea 2012, galardón que se ha conseguido, entre otros motivos, por el anillo verde de parques y paseos que rodea la ciudad de Vitoria y sus delicados paisajes urbanos como La Florida o el Prado.

www.vitoria-gasteiz.org/turismo