top of page

Disfrutar Gorbeia en el paladar

BRINDA UNA GASTRONOMÍA GENUINA BASADA EN PRODUCTOS NATURALES QUE SE PUEDEN CATAR Y ADQUIRIR EN SUS FERIAS, MERCADOS Y COMERCIOS O DEGUSTAR EN UNA AMPLIA OFERTA DE BARES Y RESTAURANTES, E INCLUSO VIVIENDO EXPERIENCIAS SINGULARES. [TEXTO: ITZIAR ACEREDA. REVISTA ON]

Gorbeia es terreno abonado para la calidad gastronómica. De la mano de los y las baserritarras y en un entorno sostenible se obtienen productos que dan personalidad a una oferta más que tentadora. Allí, sus ferias, mercados, comercios y establecimientos de hostelería brindan la oportunidad de disfrutar este destino turístico desde el paladar.


El género que descubre Gorbeia es fiel reflejo del arraigo gastronómico de la población local y de su escrupuloso respeto a los ciclos vitales para mantener la tierra y el ganado. Es el caso, por ejemplo, del queso, fruto de un legado pastoril visible en el paisaje, salpicado de bordas y de ovejas de raza latxa pastando, con cuya leche cruda y una receta milenaria se elabora el Idiazabal.


Junto esta raza ovina destacan otras autóctonas como la vaca pirenaica y la terreña. Sus ejemplares criados en libertad proporcionan carnes jugosas y de calidad procedentes de producción sostenible.

En Gorbeia, la gran presencia del sector primario se muestra en las huertas, generosas en verduras y hortalizas. En esta tierra crecen también los manzanos, que dan lugar a un producto milenario como la sidra. Sin olvidar los viñedos, claves para elaborar el txakoli. Y se producen de forma artesanal distintas versiones de cerveza, como la singular Baias.


Se pueden encontrar igualmente mieles y mermeladas made in Gorbeia, así como dulces elaborados siguiendo recetas ancestrales y echando mano de ingredientes cien por cien naturales, entre ellos los huevos. Véanse el pastel vasco de fama mundial y la hogaza artesana. Porque la fiesta gastronómica que ofrece Gorbeia comienza ya desde el pan.

El mejor escaparate de tal producción son las ferias, mercados y comercios, donde catar los alimentos y aprovisionarse de viandas para llevar a casa una compra repleta de sabores auténticos. Todo envuelto en un ambiente genuino y cercano, que prima la compra de tú a tú.


Además, los bares y restaurantes de la zona tientan con elaboraciones basadas en producto Km 0. Cada temporada incorporan a sus cartas los productos propios de la estación en su momento óptimo. La oferta de establecimientos es amplia y variada, de modo que el cliente puede elegir desde pintxos, tradicionales o creativos, a unas buenas alubias, pescados, carnes y chacinas como los chorizos de Orozko. Con espacio incluso para la innovación culinaria. Y para un tentempié no faltan a pie de camino comercios, bares, terrazas...

En suma, una completa oferta turística avalada por el sello Euskadi Gastronomika, una red impulsada por el Departamento de Comercio, Consumo y Turismo del Gobierno Vasco y la Agencia Vasca de Turismo, Basquetour, que pone en valor la cultura gastronómica vasca y cuya marca se convierte en un elemento diferenciador. En Gorbeia agrupa a 31 empresas, entidades relacionadas con la cultura gastronómica vasca y establecimientos hosteleros comprometidos con la excelencia en el servicio:

  • Artzegi (Gopegi, Zigoitia)

  • Árandanos Atxineta (Oleta, Aramaio)

  • Arándanos Larrinbarri (Arexola, Aramaio)

  • Bentazar (Elosu, Legutio)

  • Cerveza artesana Baias (Oiardo, Urkabustaiz)

  • Danoena taberna (Otxandio)

  • Echebarria (Murgia, Zuia)

  • Eco-Bar Mi Castillo de Arena (Zurbano, Arratzua-Ubarrundia)

  • Eki (Ibarra, Aramaio)

  • Errekatxo (Acosta, Zigoitia)

  • Kilotedi txokoa ( Hotel Ellauri)

  • La Casa del Patrón (Murgia, Zuia)

  • Larrabea (Legutio)

  • Marisquería Ipar Itxaso (Urrunaga, Legutio)

  • Museo Antzasti (Dima)

  • Museo de la miel (Murgia, Zuia)

  • Nagusi (Murgia, Zuia)

  • Queso Atxeta (Oleta, Aramaio)

  • Queso Basterra (Goiuri, Urkabustaiz)

  • Queso Iruri (Legutio)

  • Restaurante Atabaka (Bitoriano, Zuia)

  • Restaurante Garena (Dima)

  • Restaurante Oneko ( Hotel Etxegana)

  • Sidrería Iturrieta (Arraga, Aramaio)

  • Taberna Itxina (Orozko)

  • The quiet corner (Areatza)

  • Txoko Sagarna (Zeanuri)

  • Ubide taberna (Ubide)

  • Vinoteca Arlobi (Murgia, Zuia)

  • Zuia Club de Golf (Altube, Zuia)

  • Zuia Plaza Kafe (Murgia, Zuia)


EXPERIENCIAS GASTRONÓMICAS

Gorbeia sugiere experiencias gastronómicas de lo más diverso con un componente didáctico y sensorial, junto al sabor autóctono, que garantizan momentos cumbre.

Anímate a descubrir la cerveza artesanal en la fábrica de Baias o el proceso de elaboración de la sidra local en la sidrería de Iturrieta, donde probarla desde la barrica, con chorizo y queso.


Los productos locales aderezados con un almuerzo se dan cita también en el Museo Antzasti, dedicado al tránsito del mundo rural al urbano, o en el caserío Atxineta, donde conocer razas autóctonas y recolectar arándanos en una pequeña explotación agroganadera de Oleta (Aramaio), en la conocida como ‘pequeña Suiza vasca’, así como degustar su zumo y mermelada.


O bien puedes sentirte pastor o pastora por un día, entre ovejas de raza latxa, observando a los perros pastores que guían los rebaños por el monte o la elaboración del queso de D.O. Idiazabal, con cata incluida. Otro oficio o práctica milenaria a experimentar es el de apicultor o apicultora, visitando las colmenas y el taller de extracción de miel. Y por supuesto, meterse en la piel de los baserritarras de la mano de las familias ganaderas de Kaiku, probando productos de la marca.


Quienes buscan añadir un componente deportivo a la experiencia pueden optar por un picnic sobre ruedas, en bicicleta, o sobre un kayak surcando un embalse. Planes ideales para realizar con la pareja, en familia o con amigos. Siempre rodeados de montañas, incluso hay lugar para un recorrido de 18 hoyos más menú gourmet en Zuia Club de Golf armonizado con los vinos de la vinoteca delicatessen Arlobi.


Otras experiencias con un toque diferente son la que incita a disfrutar de la gastronomía local cenando en un lugar de baja contaminación lumínica y contemplar las estrellas en una sesión astronómica o una tarde saboreando tres tés diferentes con deliciosas cupcakes en un palacio de 1640: Mi Castillo de Arena.


Por último, cuando el objetivo es el relax gastronómico, nada como desconectar en un balneario con aguas terapéuticas y una oferta gastronómica sin igual.



Comments


bottom of page